La encrucijada de Rodríguez Larreta (Columna de opinión)

Por Fernando P. Secin  (Médico M. 87402)

En unas horas Horacio Rodríguez Larreta tiene la gran oportunidad de convertirse en el nuevo líder de la Ola Celeste o de enfrentar una lluvia de demandas judiciales.

Hemos sido testigos de la contundencia del poder legislativo de la Ciudad de Buenos Aires para adherir sobre tablas a un sanguinario protocolo de aborto en forma inconsulta, ninguneando el pronunciamiento del Congreso y las miles de personas que se manifestaron en las calles de la ciudad.

Fernando Secin

Sorprende sobremanera que en un asunto de tal magnitud y trascendencia para las futuras generaciones de un país tremendamente rico y peligrosamente despoblado se haya tratado entre gallos y medianoche, aprovechando una situación sin precedentes y totalmente anómala en la ciudad, el país y el mundo caracterizada, entre tantas cosas, por el encierro y miedo que vive la población.

No hay protocolos buenos ni malos. Son todos perversamente malos.

El protocolo previamente vigente omite los mandatos de nuestra Carta Magna, dado que los ministerios no tienen la potestad de dictar leyes. Ese mismo protocolo ya se cobró la vida de al menos 15.000 niños inocentes en los últimos 5 años en CABA, cifras que vienen creciendo exponencialmente desde entonces y que lejos están de poder resolver las causas que llevan al embarazo no deseado. ¿Desde cuándo la muerte puede ser la solución de algo?

Decálogo de posibles causas de demandas judiciales contra el Gobierno de la Ciudad:

1- El protocolo no pone plazos para abortar e incluso sugiere crecientes dosis de Misoprostol (droga abortiva que provoca violentas contracciones uterinas y la expulsión del niño) para bebés de más de 24 semanas de gestación, edad a partir de la cual un niño puede sobrevivir en una sala de cuidados neonatales. En este contexto podría ocurrir que el Misoprostol provoque la expulsión de un bebé vivo. Ante esto… siempre existe el deber de reanimarlo… ¿o pretenderán dejarlo morir en un tacho de residuos?

2- La clínicas privadas, confesionales o no, estarán obligadas a violar sus propios estatutos fundacionales y llevar adelante abortos aunque todos sus médicos sean objetores de conciencia.

3- La objeción de conciencia de los médicos esta condicionada, estando obligados a terminar la vida de ese niño en ausencia de otro médico no objetor. Incluso, los médicos son amordazados, prohibiéndoles advertir, redireccionar o bien aconsejar a las madres vulnerables bajo amenaza de sanciones administrativas o legales. Si la madre tiene una complicación grave, ¿quién se va a hacer responsable de ella? Es bien sabido que el Misoprostol puede tener efectos adversos como, por ejemplo, ruptura uterina, que pueden llevar a cirugías de urgencia, extirpación del útero y o politransfusiones de sangre, como ocurrió en el Hospital Iturraspe de Santa Fe, o provocar la muerte de la madre como ocurrió con la joven Keyla Jones en Esquel.

4- Instituciones de derecho y estudios de abogados demandarán por el sencillo hecho que el protocolo va en contra de la Constitución Nacional y la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires.

5- Comenzará a haber demandas de padres de niños abortados contra su voluntad. Ya ocurrió en Uruguay y España suspensiones de abortos porque el padre del bebe quería tenerlo y la madre pretendía abortarlo. De no dar lugar a la solicitud, el Padre biológico podría demandar al Estado por matarle al hijo.

6- Las “listas negras” de médicos objetores de conciencia en hospitales serán de acceso público, atentando contra la privacidad y el progreso de sus carreras profesionales, particularmente en los concursos para jefaturas de servicios en hospitales.

7- La Organización Mundial de la Salud (OMS) define que es aborto hasta la semana veinte de gestación o cuando el niño pesa menos de 500 gr. Luego es infanticidio.

8- Habrá demandas por abortar bajo la causal de riesgo de salud física, social o psíquica habiendo otros medios para evitarlo. Viola el Código Penal que establece que para avanzar con el aborto no punible el riesgo de salud “no pueda ser evitado por otros medios”.

9- Habrá juicios por priorizar la atención de madres perturbadas, empujadas a matar al niño por sobre la atención de madres embarazadas de alto riesgo que sí quieren tener a sus hijos. Hace unos días falleció  una madre embarazada en la villa 31 de retiro, aparentemente, por falta de atención hospitalaria adecuada.

10- Lejos de ofrecer soluciones superadoras, el protocolo ampara a los violadores al no exigir una denuncia de abuso en mayores de edad ni realización de ADN del bebé para identificar al violador. Tampoco exige que el abuso esté debidamente comprobado.

11- Podría presentarse una acción meramente declarativa para que el Juez interprete el Protocolo a la luz de la Constitución Nacional  y el art. 19 Código Civil y Comercial, aclarando que el médico no debe matar al bebe, por considerar que  (i) el protocolo no expresa la palabra “matar” y (ii) la definición de “aborto” en la Real Academia Española tampoco dice “matar” sino sólo interrumpir la gestación en el vientre lo cual es coherente con hacer cesárea y continuar la gestación en incubadora.

12- El Protocolo manipula la información restringiendo a la madre el acceso a la misma. Ejemplo de esto es bajarle el volumen del ecógrafo para que la madre no escuche los ruidos cardíacos de su bebé. Se exige resolver el aborto en un plazo breve a sabiendas que una madre en estado de shock emocional por tener un embarazo no deseado conecta con lo emocional y no lo racional. Esperar más tiempo podría dar lugar a que la madre racionalice y tome conciencia de que lo que está haciendo es matar a su propio hijo.

En síntesis, el Protocolo de muerte al que adhiere la Ciudad amplía las causales previstas en el fallo FAL y esa laxitud facilita la aplicación abusiva del instructivo y acaba, en los hechos, por permitir el aborto libre y a voluntad sin poner plazos para realizarlo. Finalmente, la vulnerabilidad de la madre sigue sin ser resuelta.

El Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, tiene una oportunidad única de desmarcarse de sus antecesores y hacer que CABA se convierta en un ejemplo para el mundo. Una ciudad de luz y de vida.

Según declaraciones del Secretario de Salud de la Ciudad de Rosario, Leonardo Caruana, el 30% de los abortos no punibles terminan con una internación, por lo que resulta impracticable seguir sobrecargando un devastado sistema sanitario en estado de emergencia.

Sin lugar a dudas, cualquier decisión que Larreta tome a medias acabará por no conformar a verdes ni celestes, atentando contra su futura carrera presidencial. Vetar este Protocolo y anular todo protocolo previo, en cambio, lo catapultaría a convertirse en el nuevo líder de la multitudinaria Ola Celeste de nuestro país con vistas a las elecciones del 2023.

Redes sociales:
error

Enjoy this blog? Please spread the word :)