Virgen de Luján: una crónica de “milagros inesperados” 

 


Cómo se le puede llamar a una serie de hechos inexplicables que ocurren en cadena, en un momento y un tiempo determinado, en torno a la Virgen de Luján.  ¿Casualidad? ¿diosidencias?, ¿milagros?.  Todo lo que les voy a contar aquí, bien puede sintetizarse en ese dicho popular que dice: creer o reventar.WhatsApp Image 2019-05-08 at 21.47.07 (2)

El 6 de abril pasado, un grupo de amigos  devotos de la Virgen María, logramos el sueño de realizar el “Gran Rosario de Bendiciones para la Familia” en Buenos Aires,  Argentina. Este Rosario nació hace 8 años en Montevideo (Uruguay), un país no católico, por iniciativa de un grupo de laicos que querían rezar con el lema “Familia que reza unida, permanece unida”. Por esas casualidades, dos mujeres -muy marianas y proactivas- tuvieron la misma inspiración, se juntaron y convocaron un equipo, tras el sueño de traer este Rosario a Buenos Aires.

En noviembre, este equipo de dos, se transformó en uno de 15  y luego de 40 personas, que empezamos a reunirnos  y trabajar para hacer realidad este sueño.  Sabíamos que teníamos poco tiempo y un verano de por medio  y que la única manera de realizar este mega evento era con la ayuda de la Virgen y muchísima oración. Lo que nunca imaginamos fue que “Ella” iba a intervenir en todos los detalles.

placa

La elección de Lugar:  El equipo del Rosario de Uruguay nos aconsejó que fuera un lugar abierto, sin árboles y muy visible, rodeado de avenidas. Un organizador tuvo la inspiración y nos mandó la foto del Parque San Benito, donde está el Monumento a Güemes, en Av. Figueroa Alcorta y La Pampa. A todos nos gustó, por lo que empezamos a buscar a qué parroquia pertenecía. Llegamos así a Nuestra Señora de las Mercedes, del Padre José Dabusti. Casualmente, un miembro del equipo iba a Misa ahí y conocía al Padre. En uno de los encuentros de adoración en la Parroquia, alguien notó que en la pared de la entrada había una placa que decía “familia que reza unida permanece unida”.

La elección de la Cruz sobre el escenario: Debíamos conseguir una  cruz muy grande. Unos días después de la primera reunión de trabajo, una persona del equipo consiguió la Cruz de una amiga a quien, de casualidad, le contó lo que buscaba sin ninguna intención.

WhatsApp Image 2019-05-08 at 21.49.18¿Cuánta gente puede tener una cruz de dos metros en su casa? Era la imagen del Cristo de Furelos, de España, con un brazo desprendido hacia abajo. La imagen era preciosa, pero debido a que no era muy tradicional, se pensó en pedirle permiso al Padre Dabusti para usarla en el evento. Al entrar a una reunión con el sacerdote, la voluntaria en cuestión, tuvo una gran sorpresa al ver que detrás del Padre, sobre un mueble, él tenía la misma imagen. Conclusión, el permiso fue concedido.

La elección de la imagen de la Virgen: El Rosario de Uruguay se hace con la imagen de la Milagrosa y, por ello, nos pusimos en campaña para buscar una de tamaño grande. Esto se nos empezó a dificultar,  ya que las que encontrábamos eran de cemento o piezas de arte que no se podían mover de sus lugares de culto. En eso estábamos cuando, al chat del equipo, alguien envió una foto de una Virgen de Luján muy grande, que iba en un carrito pasando por el peaje de Panamericana. Lamentablemente, la foto cortó parte de la patente, pero con esos números empezamos su búsqueda. Si no encontrábamos una Milagrosa, la Virgen de Lujan podía ser una alternativa. Comenzamos a rezar la oración de los 30 días de San José para encontrar a esta Virgen de Luján. Se puso la foto por Facebook solicitando información de su paradero con el texto “¿Dónde estás, Virgencita?”.

Virgen cortada foto

El día 19 de marzo, Festividad de San José, llegó un mensaje a su Facebook que decía que esa imagen pertenecía a la Iglesia Nuestra Señora de Luján, de la Congregación Agustinos Recoletos, en San Martín. Tras un par de llamados, los Agustinos Recoletos, generosamente, accedieron a prestarla de ser necesario. A 10 días del evento y en nuestro último intento de encontrar  infructuosamente una “Milagrosa”, la inspiración de dos sacerdotes y un obispo nos convenció de que la imagen que quería estar era la Virgen de Luján. “Ella se está manifestando”, dijo uno de los sacerdotes. Ella se nos cruzó en el camino  -literal- y cumplimos su deseo.

Elección de la vestimenta de los voluntarios: En Uruguay, los voluntarios usan un pañuelo celeste. En Argentina, para no generar discordia, se decidió que en vez de pañuelo usarían una especie de escapulario de color celeste con el logo de la Virgen en el centro.

371e2683-1a89-4089-90a9-d10416450ccb

Un día antes del evento un miembro del equipo compartió en el chat un breve pasaje de la vida de Martín Miguel de Güemes. “La educación religiosa, que desde su infancia recogiera y acentuara en su madurez, le había hecho un católico sincero. Fue muy devoto de la Purísima Inmaculada y colocaba sobre el pecho de sus gauchos el “santo escapulario de María”. Sin saberlo, le pusimos escapularios de la Virgen a los voluntarios que cuidaron su paso por el Rosario, al igual que Güemes que miraba desde lo alto.

Si bien todos estos signos fueron preciosos y nos ayudaron a perseverar en el logro de este Rosario, al otro día del evento tuvimos un regalo, el primer fruto de este Rosario, la carta que nos envió un proveedor importante del evento, un hombre amable que escribió estas sentidas palabras al equipo organizador:

WhatsApp Image 2019-05-08 at 21.49.57

En la entrega desinteresada que no busca balanza, donde el fin es brindarse sin afán de retribución,  donde la energía fluye en forma natural, donde los egos se relegan por amor al otro. Ustedes se brindaron en comunidad y con tanto brillo, que me hizo observar la situación de una perspectiva más profunda que la meramente comercial. Es por esto que me sumé en forma personal a su proyecto, haciéndolo en parte mío, cosa que no es común que haga asistiendo al evento, sentí que era una forma de cuidarlos y sumar a algo tan lindo. Desde ya, gracias por brindarme su confianza, por el afecto y hacerme sentir parte; gracias por la concreción de la idea, por las sumas individuales. Me llevo una experiencia de aprendizaje bella. Es lo que le pido a la vida, crecer en lo cotidiano y es formidable si se da con cosas hermosas, aunque sé que desde el dolor se aprende mucho. Les mando un beso y me despido con un abrazo y una palabra tan simple como GRACIAS.”

Texto Claudia Echeverría ( Valorar Magazine)

Redes sociales:

Enjoy this blog? Please spread the word :)