Vendieron rifas, pizzas y pollo para viajar a la Jornada Mundial de la Juventud

Con un gran esfuerzo económico y peripecias en los traslados para abaratar costos, unos dos mil jóvenes argentinos viajarán a Panamá en los próximos días para participar de la 34ta. Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que encabezará el papa Francisco ante medio millón de jóvenes de todo el mundo entre el 22 y el 27 de enero.

La mitad de esa cantidad son jóvenes de la ciudad y la provincia de Buenos Aires, y el 50 por ciento restante pertenecen sobre todo a provincias del centro, litoral y noroeste de país, según informaron a Télam desde la Comisión Nacional de Pastoral de Juventud, que reúne y organiza a la delegación argentina.
La suba del dólar y los altos costos hicieron que la de Panamá se convierta en una de las JMJ con menor participación de jóvenes argentinos, desde su creación en 1985, indican desde la comisión que depende de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

tn_000e337ddab14d533677bc2aa98b0ac7_300x200 “Hicimos un gran esfuerzo durante 5 meses para juntar el dinero, organizando bonos, rifas, ferias, venta de pizzas y tortas”, cuentan -en diálogo con Télam- Carolina Herrera (19 años) y Francisco Villareal (18), dos jóvenes de la parroquia Santa Teresita de Virreyes, en el partido bonaerense de San Fernando, que viajan junto a otros 6 jóvenes de esa comunidad y una religiosa.
“Cambiamos las vacaciones por esta experiencia de fe. Nuestros amigos nos dicen que vamos en tren de diversión, pero lo que buscamos es ver otras realidades, observar como viven la fe en otras países y compartir la experiencia”, dicen los jóvenes.
Cada participante -que se inscribe en calidad de peregrino- debe abonar el pasaje aéreo a Panamá (que ronda entre los 40 y los 50 mil pesos) y una inscripción oficial de entre 100 y 250 dólares, que incluye el alojamiento en casa de familia, todas las comidas diarias, un seguro médico y transporte.
Además cada inscrito recibirá un kit que contiene una gorra, una remera, una pañoleta multiuso, una pulsera, un libro de oraciones, la guía del peregrino, un mapa de la ciudad y un rosario confeccionado por los cristianos de Belén.
Cuando comenzó la inscripción teníamos como 6 mil anotados pero durante el año, con la dificultades económicas, se fueron bajando”, cuenta a Télam el coordinador nacional de la Pastoral de Juventud, Santiago Tognetti, de 28 años.
Hasta el momento hay un total de 1.600 inscritos, pero las estimaciones de la Pastoral de Juventud indican que llegarán a más de 2.000, entre los que se anotan a último momento y los que viajan por su cuenta, sin inscripción oficial.
Son pocos los jóvenes que hacen vuelos directos a la ciudad de Panamá. Varios grupos planificaron periplos que incluyen distintos medios de transporte para abaratar costos. Por ejemplo, un contingente de la diócesis de San Martín viaja en micro hasta Paraguay, luego en avión hasta Bogotá (Colombia) y, finalmente, otra vez vía terrestre hasta Panamá.
Un grupo de 43 jóvenes de la diócesis de Villa María, Córdoba vendió pollos, pastas y budines para poder viajar a Panamá. La suba del dólar no pudo impedir que vayan a participar de su primera jornada mundial.
Hace varios meses que venimos preparándonos espiritual y económicamente para afrontar los gastos. Esperamos encontrarnos con una iglesia joven, que nos anime a seguir caminando con Cristo, y esperamos vivir una de las experiencias más lindas de nuestras vidas”, cuenta Florencia Ritta, estudiante de la Licenciatura en ambientes y recursos renovables.

Corz--fXgAA3oXt

El tercer encuentro del Papa Francisco con los jóvenes

La Jornada Mundial de la Juventud, que se realizará en Panamá entre el 22 y el 27 de enero, se convertirá en el tercer encuentro de este tipo que encabece el papa Francisco.
Desde su creación en 1985, la jornada de Panamá será la tercera que tendrá lugar en América Latina, después de la de Buenos Aires en 1987 presidida por Juan Pablo II, y la de Río de Janeiro (Brasil) en julio de 2013.
Y es la tercera JMJ que encabeza el papa argentino, tras la de Río -que fue el primer viaje apostólico de Jorge Bergoglio luego de ser elegido Papa en marzo de 2013- de la que participaron unos 25 mil argentinos; y la de Cracovia (Polonia), en julio de 2016, a la que viajaron unos 7 mil jóvenes.
La participación de argentinos en la jornada de Río fue récord en toda la historia de las JMJ ya que su realización fue pocos meses después de la elección del papa argentino y además por la proximidad del destino.
Para la de Panamá este año, el aumento en los precios y la escala del dólar hicieron que muchos jóvenes vean frustradas sus aspiraciones de viajar.
Durante los 6 días que dura la jornada, los jóvenes de todo el mundo compartirán distintas actividades religiosas, culturales y artísticas; así como encuentros masivos con el Papa como la vigilia del sábado 26 y la misa de clausura del domingo 27.
Habrá momentos especiales de encuentro entre todos los compatriotas que viajen, como la Misa de los Argentinos, que se celebrará el miércoles 23 de enero en la iglesia Nuestra Señora de Lourdes, ubicada en Carrasquilla, Vía España, Panamá. Casi a la misma hora estará llegando Francisco al aeropuerto de Panamá y hay esperanzas en los organizadores de que el Papa mantenga algún contacto con la delegación argentina.
El encuentro fue declarado de interés nacional por el gobierno argentino que ayer, a través de la Cancillería, publicó una serie de recomendaciones para los ciudadanos argentinos que planean viajar a Panamá.

Por Silvina Oranges  (Periodista Telam)

Fuente: Telam

Valor de la Nota: El esfuerzo y entusiasmo de los jóvenes católicos para participar de su fe junto al PaPa

Redes sociales:

Enjoy this blog? Please spread the word :)