Una Cita con el Piano en Pilar

Por Matías Da Rocha  (Editorial)

Durante el mes de agosto, aquí en Pilar y organizado por la Municipalidad, se está desarrollando, los sábados por la noche, un Ciclo de Grandes Pianistas en las instalaciones del Hotel Howard Johnson.

Por circunstancias fortuitas, el sábado 12 me quedé solo sobre el final de la tarde. Mis hijos tenían sus propias salidas arregladas y mi esposa llegaría tarde de un programa con amigas. Y me dije: ¿Por qué no? Cada tanto me gusta ir al cine solo. Esta vez elegí un concierto.

No tenía entrada. Llegué temprano y pude comprarla allí mismo. Estaban probando sonido. Era uno de los cuatro maestros que se presentarían, pero no sabía cuál.

El concierto comenzó enseguida. Esa noche, era el recital del maestro Alexander Panizza, solista que tocó  junto a reconocidas orquestas en Münich, Londres y Nueva York, como también en la Filarmónica de Buenos Aires,  en el Teatro Colón.

Primero presentó el Momento Musical Nº. 3, de Schubert, ese tipo de composiciones que nos llevan a decir “¡esta música la conozco!”. Luego, ejecutó la Sonata D. 960, también de Franz Schubert.

A continuación, ejecutó “Cuadros de una exposición”, de Mussorgsky. Esta obra llamó mi atención e, investigando, encontré una historia que relataré brevemente: Víktor Hartmann, reconocido arquitecto y artista plástico era un gran amigo del músico. En 1873, Hartmann muere repentinamente, a los 39 años. En 1874, en el Museo de Bellas Artes de San Petersburgo, se hizo una exhibición de más de 400 obras de Hartmann (la mayoría de las cuales están ahora perdidas), organizada por Vladimir Stassov, amigo común de ambos artistas, lo que inspiró a Mussorgsky  –sumido en una gran depresión por la pérdida de su amigo y conmovido por las obras exhibidas- a componer “Cuadros de una exposición”, suite para piano de diez movimientos. Esta fue la partitura que el maestro Panizza interpretó para mí y otras treinta personas (solo treinta), que había en el lugar.

Me gustó mucho la experiencia. Ojalá muchas más personas se acercaran a disfrutar este tipo de espectáculos. A veces no tenemos muchas ganas de ir al centro un sábado a la noche. Esta vez, Pilar nos ofrece la oportunidad de acercarnos a la cultura casi sin movernos de casa.

Redes sociales: