Separados… hasta que la muerte los vuelva a unir (testimonio)

Ellos fueron siempre originales, distintos. Él, de nombre Juvenal, sello de originalidad. Ella, Julia, portadora de una cabellera rizada estilo afro única, que llevaba con orgullo en plena época en que “la toca” hacía furor entre las mujeres para alisar sus cabellos. Fueron originales también cuando se animaron a separarse, allá por 1970 y pico, en el seno de una sociedad que veía con muy malos ojos a los matrimonios disueltos.

 
Él, médico, dejó de ejercer la cirugía neonatal para dedicarse al tratamiento del dolor mediante acupuntura… ¡por aquel entonces!… cuando este tipo de orientalismos eran absolutamente dejados de lado por la Medicina imperante en Argentina. Ella se animó a casarse con alguien en segundas nupcias (porque él ya portaba un matrimonio disuelto) … ¡por aquel entonces! Y no titubeó al dejar de ejercer la Obstetricia para dedicarse al Psicoanálisis.

 
Él, al saludar a los niños, en lugar de un clásico “hola, gordo” tiraba un original “uy, acá hay olor a cola”. Ella, a los 80 años, era toda una youtuber grabando videitos graciosos para sus nietas.

 
Su amor quedó plasmado en los dos hijos que tuvieron. Y fue confesado, ya de grandes, una vez que esos hijos fueron padres, cuando sus corazones de abuelos cedieron ante la ternura de una descendencia en común. “El amor de mi vida”, dijera él de ella luego de haber roto con otra pareja, que lo acompañó por más de veinte años. Y, ya habiéndose ido él, ella no dudó en contestar que le encantaría que sus restos fueran enterrados junto a los de Juvenal (Cholo, como lo conocían todos).

 
Y así fue. Ese día llegó el sábado 20 de julio pasado. Julita partió a unirse, en amor eterno, con Juvenal. Y como signo visible de esa re-unión fue enterrada junto a él; no en un lecho contiguo, sino en el mismísimo lecho, donde ahora yacen juntos los restos de los dos.

 
Cosas locas de esta vida y sus ironías. Caminos torcidos en los que Dios escribe derecho. “Unidos hasta que la muerte los separe”, reza la ceremonia tradicional. Ellos, la rescribieron con originalidad única: “separados, hasta que la muerte los vuelva a unir”.

 

Por Picky Juliano (Valorar Magazine)

C5105F5F-0F89-4102-B38E-6311F5D265C7

Redes sociales:
error

Enjoy this blog? Please spread the word :)