Perros callejeros: una novedosa solución desde el Country

 La cantidad de perros callejeros que ingresa a los countries y barrios cerrados en busca de casa y comida es cada día mayor. Se cuelan como pueden y deambulan erráticos guiados por su olfato e instinto. Algunos barrios decidieron tomar cartas en el asunto. Y no para sacarlos fuera como sea, sino para encontrar un camino digno con miras a encauzar la problemática general de la zona.

Ayres del Pilar “Pioneros”

No fueron los primeros en tener caniles para perros callejeros, pero sí los primeros en darle una vuelta de tuerca, sobre la base de la Ley 14.346 de Maltrato Animal. Hoy los caniles del barrio Ayres del Pilar son un referente por su gestión a nivel barrial y autofinanciamiento.

A medida que nos acercamos a los caniles, podemos ver y oír la felicidad de los perros alojados, como si supieran, o mejor dicho, porque saben, que todo se lo deben a estas mujeres que se pusieron su causa al hombro. En junio del año pasado, Solange Pujol junto con Liliana López, Daniela Esteche, Elvira Michelich y Evangelina Vinci conformaron la  Comisión de Caniles de Ayres del Pilar.

Así nos cuentan: “El barrio tenía caniles, pero fuera de condiciones y sin nadie designado a su cargo. Éramos nosotras, las vecinas, quienes atendíamos a los perros encerrados. Hasta que un día decidimos llevar una iniciativa a la Dirección.”

IMG-20180326-WA0130 (1)

El Plan

Como punto de partida se armó la Comisión de propietarios para lograr la entidad necesaria para presentarse ante la Dirección. A partir de allí, se diseñó un plan y presupuesto exhaustivo. El concepto base era proveer un tránsito digno a los perros sin dueño que ingresaban al barrio. El objetivo final, darlos en adopción definitiva.  Para eso, era necesario acondicionar los caniles en primera instancia, y capacitar recursos humanos del barrio para la manipulación de los perros y mantenimiento del espacio. Pero el punto álgido era cómo financiar estas acciones. La Comisión lo resolvió con determinación. Todo el proyecto se financiaría con las multas generadas por los perros sueltos de los propietarios.Y la verdad es que el dinero alcanza y sobra para cualquier otra cuestión del barrio”, subraya Solange con conocimiento de causa.

El plan fue aprobado por la Dirección y Administración del Barrio y lo siguiente fue manos a la obra. Hoy, tras 9 meses de su exitosa implementación, llevan 29 perros rescatados e instalados en hogares definitivos, gracias a la publicación masiva para la adopción llevada adelante por la Comisión en redes sociales y en la cartelera del barrio. Las historias con finales felices son dignas de otra nota. 

Los caniles

“No se gastó un peso extra en su armado. Los caniles se adaptaron con elementos reciclados del propio barrio”, nos aclaran. Tienen casa cucha para una rotación de cinco perros, espacio verde para esparcimiento y sus necesidades, y zona de aislamiento para perros enfermos o hembras por parir. Todo en perfecto estado de limpieza. No porque nos lo dicen, sino porque lo vemos. Otro aspecto a resaltar: Los perros conviven sueltos en su espacio, no están enjaulados.

“Los perros rescatados son inmediatamente desparasitados, vacunados y castrados. Con esto, no sólo se ofrece un tránsito digno a los animales en concordancia con la Ley que así lo estipula (Los perros no pueden ser devueltos a la calle una vez que ingresan al Barrio), sino que además, se evita el riesgo de propagación de enfermedades caninas por el barrio y ataques a personas o mascotas”, explica Solange con la convicción de quien tiene argumentos sólidos. Incluso empleados del barrio recibieron un curso de adiestramiento para saber manejar los animales rescatados, y ofrecerles atención y esparcimiento diario.

El equipo pondera especialmente la apertura y buena disposición de la Dirección y Administración de Ayres, quienes escucharon en primera instancia, y luego apoyaron este proyecto. “El plan se financia solo, pero aun así, los cambios no son fáciles de lograr y en Ayres los logramos.”

Hoy también quieren implementar un espacio de contención para poder castrar y dar en adopción gatos rescatados, cuya multiplicación dentro del barrio es mucho mayor que la canina.

El éxito de este proyecto motivó a varios barrios de la zona para llevar adelante un plan similar que dieron en llamar “Barrios Unidos por Animales Pilar”. “La idea es formar un grupo de acción y trabajo conjunto, para poder extender la idea. Empezar por casa y contagiar al resto de los barrios”, concluye Solange.

Nada como la fuerza de las buenas ideas que se llevan adelante. Destacamos el proceder del barrio Ayres del Pilar por ser punta de lanza, y al resto de los barrios en ese camino. En tanto estas prácticas se generalicen, menor será el número de perros callejeros proliferándose indiscriminadamente, y además, se estará cumpliendo con la ley.

valor del tema

Por Constanza Manrique  (Periodista Valorar Magazine)

Interesados en adopciones y consultas respecto a la formación de un canil barrial, pueden contactarse con la Lic. Solange Pujol al mail: msolangepujol@yahoo.com

 

Redes sociales: