MARU BOTANA: “ME GUSTA QUE ME PROPONGAN COSAS DIFERENTES”

 

María José González Botana, “Maru”, como todos la conocen, es una dedicada madre y una talentosa cocinera. Reconoce lo mucho que le divierte su vida, tanto lo familiar, como su trabajo. Es fanática de probar cosas nuevas y en especial de los desafíos.

Tal como la describen, abre la puerta con una gran sonrisa y una mirada que invita a pasar y quedarse en su compañía. Cálida y atenta, con una gracia que solo las mujeres y madres tienen, empieza a charlar y a contar historias de su vida. Agradece tener la suerte de que todas sus pasiones lograron encastrar como un rompecabezas, su vida resultó siendo algo mucho mejor de lo que jamás había pensado.

Como todos los días a las seis de la tarde, comienza su programa en  la televisión en el canal El Gourmet, y explica que la entrevista va a tener que tenerlo de fondo. Emiten justo un programa en el que cocina con chicos a los que les tiene mucho cariño, de San Pedro Claver, uno de los muchos lugares donde realiza acción solidaria.

Está casada hace quince años y es madre de ocho hijos (perdió a su hijo Facundo en el 2008). Cuenta con inagotables energías, lo que la ayuda a realizar todas las tareas de su día: las grabaciones de su programa de televisión, las clases de cocina que da en distintos eventos y lo más importante, el cuidado de su familia.

Logra llevar una vida agitada de manera liviana, con alegría, ya que asegura que la clave está en la diversión, divertirse con lo que uno hace. Entre risas, características de su persona cuenta que a veces le gustaría tener un “doble” que la acompañe a lo largo del día. Sin embargo, todo el cansancio que puede significar su trabajo se ve gratificado con el cariño de la gente, y se enorgullece de que la consideren un ejemplo a seguir y una figura positiva.

 

¿Cómo arrancó tu pasión con la cocina?

Bueno, siempre me gustó, desde chiquita, era como un juego favorito que tenía, ponerme a cocinar, jugar a las muñecas, a la maestra y todo giraba siempre en torno a la cocina y me re divertía. Venían mis abuelos que cocinaban re bien y veía programas de cocina, aprendí a leer con el libro de Doña Petrona que era una cocinera de antes, leía con las recetas. Cuando tenía doce años, me puse  a vender tortas en mi casa. Las cocinaba y vendía, ponía cartelitos en el supermercado, buscaba recetas nuevas. Mis hermanos jugaban al rugby y venían con todos sus amigos y yo les cocinaba, o para el té. Yo creo que cada uno nace con alguna historia que le pega muy fuerte, a mi la verdad que la cocina me encanta de chiquita y es parte de mi vida.

 

¿No es una tarea?

No, es una de las cosas que las disfruto como una pasión, un hobby, llega el fin de semana y tengo un millón de cosas y pienso en que momento puedo cocinar, lo primero que pienso es esa parte. Me despeja, me divierte pensar en un plato para el fin de semana, me gusta probar recetas nuevas. Justo ahora está la feria Bocas Abiertas en San Isidro, que no me habían dicho nada, porque pensaron que iba a decir que no y ya me enganche con una amiga mía a cocinar, me gusta toda esa historia, esa movida, tengo que estar ahí.

 

¿De chiquita admirabas a alguien que esté relacionado con la cocina?

Me copaba ver todos los cocineros, siempre me encantaron los programas de cocina, mi mamá también hacía muchos cursos de cocina porque le encantaba.

 

¿Te  imaginabas trabajando en la cocina? ¿Qué querías ser de grande?

No, para nada. En realidad me gustaba ser maestra jardinera, y después me imaginaba en algún momento de mi vida tener un hotel o un negocio, pero nunca jamás en la tele. Es algo que nunca lo planeé ni lo pensé. Yo empecé así cuando estaba en la facultad estudiando administración de empresas. Conocí un chico que trabajaba con Mallman (reconocido chef argentino), como de cadete en un estudio contable y me empezó a hinchar, que me presente porque iban a abrir un restaurant en el Paseo Alcorta. Me presenté, y Francis me dijo que en realidad fuera de onda, porque tenía todo el equipo armado. Ahí empecé a cocinar con Francis en la tele. Me empezaron a llamar de otros canales, sin planearlo y me empezaba a gustar.

 

¿Nunca fuiste introvertida o de tener vergüenza?

 

Si, cuando era chica no era muy extrovertida, no tímida, pero no era de las más expresivas, ni mucho menos. La verdad que nunca me imaginé, ni me interesaba la tele. Fue copado porque se dio sorpresivamente.

 

A tus chicos, ¿Les divierte el que seas famosa o al alguno le pesó más?

 

No, más o menos. Al que más le pesó fue a Agus, el más grande. En los cumpleaños  le decían que era hijo de “Maru Botana”. El me decía que me quede chiquitita así nadie me veía, o en el colegio también me escondía. Después se acostumbran, como me dicen ellos, tiene lo bueno y lo malo. Ninguno es de andar diciendo quienes son, pero ninguno la pasa pésimo. Hay personalidades, algunos no les importa nada, y a otros les pesa. Ahora ya es más normal para ellos, ya saben que todo el mundo me conoce, que todo el mundo me
saluda.

 

¿Te quedan muchas cosas para hacer en la vida?

 

Cosas por hacer (piensa por unos segundos), justo ahora estuve hablando de poner un food truck, pasa que quiero que se ocupe Agus (hijo mayor). Me gustaría poner un local afuera, en algún lado y tener otra vez un programa en el aire, aunque el aire esta medio complicado, pero bueno, tengo ganas de eso. Siempre te vas proyectando para distintas cosas, siempre van surgiendo. A veces son cosas con riesgos, desafíos. Pero me gusta que me propongan cosas diferentes, me re divierte.

 

¿Sentís que sos un ejemplo a seguir?

 

Me gusta el concepto que la gente tiene de mí. A veces escucho cosas y me copo, que la gente te tenga así, te quiera. Es lindo, a veces vas a mil y de repente escuchás y parás un poco. A veces me cuesta devolver tanto cariño. Siempre me están diciendo cosas lindas, o me paran en la calle. Es tan cariñosa la gente y eso es buenísimo, son cosas que las ganaste día a día, es lo más lindo. Te inspira a querer hacer mejor las cosas. Está bueno, igual me gustaría tener un doble en algún momento, que me ayude a hacer todo (lo dice entre risas).

 

Catalina Del Pino

(Estudiante de 2do año de Comunicación Social de la Universidad Austral)

 

 

Redes sociales: