Lo que no te dicen del aborto… ellas sí se atreven a contártelo

Son tres apasionadas mujeres que, militando muy comprometidamente en filas pro aborto, tuvieron experiencias personales tan fuertes que cambiaron su visión y hoy se oponen a esta práctica, con más fervor y compromiso aún. Nada de relato, pura realidad.

 

SARA WINTER es brasilera. Luego de una infancia difícil, vivió en la prostitución hasta que, con 19 años, conoció el movimiento feminista. Fue formada en Ucrania -por líderes de la ex Unión Soviética- para difundir, a través de los medios de comunicación y la cultura, la doctrina feminista en Brasil y Latinoamérica. Fue así que fundó y dirigió en su país FEMEN, organización feminista extrema. Practicaba orgullosamente el “sextremismo” y llegó a ser muy famosa. Entre sus reclamos estaba, por supuesto, acceso al aborto legal. Pero el haber vivido en carne propia un aborto y, más tarde, llegar a ser madre fue lo que la llevó a cambiar.

Accedé aquí al jugoso testimonio de Sara.

 

AMPARO MEDINA es ecuatoriana. Activista de derechos humanos, militó desde joven en movimientos de izquierda, como el movimiento armado Alfaro Vive, relacionado con el Ejército de Liberación Nacional. Fue asesora del Ministro de Educación de Ecuador, con la misión de liderar campañas para generar una revolución de izquierda a nivel educativo, de salud y cultural. Siendo consultora de la ONU, ganó una licitación de U$S6, 5 millones para que su ONG fuera responsable de: desarrollar proyectos de salud sexual reproductiva y uso de anticonceptivos entre adolescentes, impulsar a organizaciones de mujeres para trabajar en el tema del aborto y desarrollar proyectos para que, en el ámbito de salud, se excluyera a los padres en la toma de decisiones de sus hijos. Tenía bien en claro, entonces, que esas políticas apuntaban a que la ONU realizara negocios millonarios con las empresas farmacéuticas que financiaban -y financian- esos proyectos. Pero fue acompañar a una amiga mientras se hacía un aborto, lo que ocasionó una revolución en ella.

Clickeá aquí y escuchá a Amparo contarte lo que pasa en la “cocina” de las políticas abortistas

 

PATRICIA SANDOVAL es mejicana. Estando de novia, teniendo 19 y 20 años, se sometió a tres abortos en una de las clínicas de Planned Parenthood (IPPF) en California, USA. Más tarde, fue contratada como enfermera por la misma IPPF, para ayudar a los médicos en los procedimientos de abortos. La adoctrinaron para no utilizar términos como bebé, mamá o papá frente a las pacientes, so pena de perder su empleo. Allí vio que lo que le habían sacado a ella años antes no eran un montón de células, como le habían dicho, sino partes de bebés muertos. Su vida se transformó en una pesadilla…

Clikeá aquí para escuchar a Patricia.

 

BONUS TRACK: Investigación sobre Casa Fusa, filial argentina de International Planned Parenthood Federation, una de las ONGs que presentó el proyecto de “Interrupción Voluntaria del Embarazo” que recibió media sanción en Diputados. Click aquí.

 

PD: Tomate un tiempito, mirá los cuatro videos y sacá tus propias conclusiones.

 

Por Picky Juliano

 

Redes sociales: