LA VIDA NO ES EL FÚTBOL (Editorial)

Por Matías da Rocha (columnista valorar)

Como hincha de Boca, felicito a todos los hinchas de River por este triunfo.

En mi opinión lo perdió el Mellizo. Pero al final, eso es solo una anécdota.

Me gusta ver fútbol pero mucho más me gusta jugarlo. Y hoy vi un partido de fútbol. Un partido que Boca pudo ganar. Pero que le tocó perder. Sepamos reconocer que River jugó mejor.

El fútbol -como la vida-, da revancha. La próxima vez entrenemos más. Esforcémonos más. Pero sabiendo que cuando volvamos a entrar a una cancha otra vez podremos ganar o perder.

Como amantes del fútbol -y como argentinos-, no cabe duda que todos perdimos. Que el partido más importante de nuestro país haya tenido que jugarse en otras tierras muestra que hemos fallado como sociedad. Las burdas complicidades que quedaron expuestas con lo ocurrido dejan mucho para pensar. Cuesta creer que algo vaya a cambiar cuando detrás del fútbol hay un negocio millonario y ninguna voluntad política de resolver el problema que -además- excede al fútbol.

Mañana todos seguimos teniendo los mismos problemas que hoy. Los hinchas de Boca, los de River, los de todos los clubes. Esos problemas siguen ahí y cada uno de nosotros tendrá que salir nuevamente a “pelearla” para salir adelante.

Desde nuestro lugar tratemos de poner nuestro granito de arena para poder vivir en paz, al final eso es lo más importante.

Ahora sepamos reconocer al legítimo campeón. Y sigamos con la vida. Que la vida no es el fútbol.

Redes sociales:

Enjoy this blog? Please spread the word :)