LA ÓPERA LLEGÓ A PILAR… PARA QUEDARSE

 ¡Felicitaciones Julieta por este premio!.

Valorar Magazine fue  el primer medio digital en entrevistar el año pasado a esta joven,  emprendedora y valiente,  que se animó a traer la Opera a Pilar,  estrenado  ” La Serva Padrona”.  Hace unas semana  estrenó su 2da obra ” II Campanello” que se presentó con éxito en el Teatro Lope de Vega.  Les compartimos la nota que le hicimos en su momento para que conozcan a este “Valor joven” y su trabajo.

Más de un año de preparación, 14 personas, entre director, musicalizador, intérpretes, actores, escenógrafo, vestuaristas y más… Toda una puesta en escena para lanzar Pilar Lírica, una propuesta 100 por ciento pilarense, que el 16 de septiembre debutó en el Teatro Lope de Vega con la Obra “La Serva Padrona”, de G.B Pergolesi.

“La función estuvo impecable, las voces lucieron muy bien. Tuve oportunidad de ver, además, unos ensayos y el trabajo me pareció muy logrado. Creo es una gran oportunidad para Pilar contar con este nuevo emprendimiento artístico”,  declaró a Valorar Magazine Noelia Pirsic, periodista de la revista “Ópera” en Argentina.

En el estreno las entradas se agotaron con familiares, amigos y público curioso de saber qué era esta “locura musical” liderada por Julieta Rosso, profesora superior de canto del Instituto Universitario Nacional de Arte (UNA). Ella en el 2011 fue becada por el gobierno italiano para perfeccionarse en la Scuola Musicale di Milano, en Italia. Realizó seminarios en el Instituto Superior del Teatro Colón  y actualmente se perfecciona en Dirección Escénica de Ópera con Lizzie Waisse en el Ópera Estudio Bayreuth Porteño.

Fue un trabajo de equipo, pero la idea fue una inquietud personal de querer desarrollarme, ya que aquí en Pilar no había espacio, por eso partí haciendo un Laboratorio de Ópera que contó el auspicio de la Municipalidad de Pilar y que realicé durante tres años. A partir de eso, empecé a soñar  con la posibilidad de montar una obra y nació Pilar Lírica”, señala Julieta Rosso.

sp-1opera-2

En ese taller municipal empezaron con apreciación musical para luego hacer un ejercicio actoral donde hicieron “Las Bodas de Fígaro Acto 1”, pero sólo a nivel experimental. Más tarde, la idea de montar una obra se hizo cada vez más concreta. Con mucha astucia, esfuerzo y trabajo el sueño comenzó hacerse realidad. En agosto de 2015, empezaron a montar la preproducción y en marzo comenzaron los ensayos.

La obra elegida por Julieta fue “La Serva Padrona”, de G.B Pergolesi. Esta obra se estrenó en el Teatro San Bartolomeo de Nápoles en 1733 como “Intermezzo” de la ópera “El prisionero  Soberbio” también de Pergolesi. Los intermezzi eran pequeñas obras líricas, entretenimientos donde se potenciaba la comicidad, que se interpretaban en los entreactos de las óperas serias. La obra relata la historia de Serpina, quien desde muy joven está al cuidado de la casa de Uberto y ante la frágil voluntad de su patrón ella se siente la patrona de la casa. Uberto para huir de esta tiranía anuncia que se quiere casar, lo que despierta en Serpina la idea de ser ella la esposa. De ahí surge la trama de si Uberto la quiere o no y de las estrategias de Serpina para sacarle celos con otro hombre, que en realidad es Vespone, el criado de la casa disfrazado.

El programa de la ópera cuenta que a Pergolesi se lo conoce como el “Mozart italiano”, no sólo por su precocidad, sino también por la sencillez, agilidad y la belleza de su música seductora. Logró con “La Serva Padrona” una pequeña obra maestra que se hizo mucho más famosa que la ópera a la cual acompañaba.

Rosso señala que escogió esta pieza lírica porque era la que mejor se adaptaba a los intérpretes con los que contaba. Lo cierto es que producir la obra fue un enorme desafío, ya que había que encontrar profesionales en todos los rubros. De hecho Pilar Lírica empezó haciendo la convocatoria por Facebook, pero no tuvo mucha respuesta por lo que acudió a sus alumnos del taller de ópera municipal, que eran actores y algunos intérpretes como: la soprano Andrea Filgueira en el papel de Serpina, el barítono Isaías Bianchi en el rol de Uberto y el actor Lucas Delfino como Vespone. En el camino se  sumó el maestro Juan Carlos Nos, en el piano. Por las redes sociales encontró a Ana María Pagirys y al diseñador gráfico Diego Correa. Finalmente, se completó el equipo con vestuario y caracterización a cargo de Victoria Celio y Leticia Chirieleison. La asistencia general es de Sonia Sidoti. La fotografía de Nahuel Aguilar, paginador Ariel Soto y luces Guillermo Romani. En definitiva, un equipo de gente joven y entusiasta, todos de pilar, que trabajaron a pulmón y pusieron el corazón con el deseo de traer la ópera a la localidad. También se sumó al espectáculo un dúo musical de flauta dulce y guitarra formado por Natalia Oliva y Martín Espada que brindan una sonata entre actos.

Con mucha astucia, esfuerzo y trabajo el sueño comenzó hacerse realidad.

Cabe destacar que toda esta puesta fue un esfuerzo privado que tuvo un costo de 20 mil pesos y que no contó con el apoyo de la municipalidad ni de otra entidad. Con la recaudación de las entradas y unas marcas auspiciantes se logró recuperar la inversión y seguir soñando.

foto-rebajada

En el futuro a Julieta y equipo les encantaría poder mostrar esta ópera en un espacio más grande y con mejor acústica e iluminación. Hoy están abiertos a presentarse en otros lugares si los contactan, siempre y cuando se den las condiciones para presentar una obra de estas características. Por lo pronto, realizarán dos nuevas funciones: el viernes 14 de octubre se presentarán nuevamente en el Teatro Lope de Vega y el domingo 6 de noviembre en la Casa de Cultura de Del Viso. Se pueden comprar las entradas en el Lope de Vega o escribir en Facebook Pilar Lírica a los que se interesen en apoyar este novedoso y valioso emprendimiento cultural.

Claudia Echeverría

Redes sociales: