Hora de volver al lápiz y papel (Editorial)

Por Claudia Echeverría  Dir. Valorar Magazine/

En el día 103 de esta cuarentena llegué finalmente a mi punto de saturación de Zoom, Whatsapp, Skype, Facebook, Mercado Libre y toda esta tecnología, que copó mi trabajo, mi vida social, espiritual, compras, cursos, pagos y pasatiempos. Lo curioso es que esta agobiante sensación coincidió con el “deceso” de mi celular que colapsó juntó conmigo. En ese momento me di cuenta que la mayor parte de mi día y de mi vida hoy, dependía de un dispositivo electrónico (computadora o celular) y una buena conexión a internet.

foto diario

Esta dependencia algo “deshumanizante” me asustó…Y añoré esos tiempos en que antes de irme a dormir, leía un buen artículo de una revista o diario sin tener que conectar tanto aparato, cable o cargador. Que podía disfrutar de un libro con un papel olor a madera, sin levantar la mirada para ver el whatsapp. Hablar con mis hijos sin interferencias telefónicas. Extrañé  hacer entrevistas “en vivo” y observar gestos, detalles y entorno de mi entrevistado. Hacer radio compartiendo el estudio con mis compañeros. Anhelé una juntada de amigas en una mesa de café y no en una pantalla llena de rectángulos, que agotan al cerebro con tanta información.

Con esto no dejó de reconocer que la tecnología ha sido una “gran herramienta” en esta “cuarenterna”, pero no quiero acostumbrarme a que esta vida on line, sea mi nueva “normalidad”.

En muchas charlas y webinar escuché a sabios contemporáneos, hablando de aprovechar este tiempo para reflexionar y salir de esta pandemia, siendo distintos, mejores. Me pareció una gran propuesta para equilibrar espacios y hacer cosas distintas que no dependan tanto de una computadora o un celular.

Justo cuando escribía  mi reflexión, recibí un regalo de mi hermana,  un “Diario de una Cuarentena”, con preguntas muy originales realizado por Maureen Chadwick y Alejandra Mujica, donde podré escribir a mano, anécdotas, miedos, sueños, risas y aprendizajes. Un documento “no virtual”  que será mi testigo y recordatorio de lo que fue esta extraña e inolvidable experiencia .

Y aprovecho de compartir este “Diario de una Cuarentena”, con todos los lectores de Valorar Magazine para que hagan lo mismo. ¿Quién sabe? a lo mejor nos puede servir para una que en el futuro recordemos quiénes fuimos y qué aprendimos de este tiempo de “pandemia”.

Redes sociales:
error

Enjoy this blog? Please spread the word :)