El “inusual” poeta de las redes sociales  


Desde Valorar hoy 01 de julio recordamos a Cristián  en el primer aniversario de su fallecimiento, porque fue una pilar importantísimo en la creación de Valorar Magazine, aportando su creatividad , experiencia empresarial y su enorme don como escritor, siendo unos de sus columnistas. Esta nota se la realizamos en febrero del 2014

Cristián Latorre Freeman chileno, ingeniero, sumamente clásico y tradicional y de enorme FE. Sin proponérselo, se transformó en un “trovador moderno” del ciber espacio.  Escribe poesías  románticas y cuentos que atraen gran cantidad de seguidoras. Este año lanza en la Feria del libro de Argentina su primer libro de poesías “Amor a primera vista” de Editorial DunKen.

TAPA FINAL APROBADA

No tiene barba, ni el pelo largo, ni toca la guitarra. Cero pinta de poeta; para nada tranquilo, más bien hiperactivo.  Muy cercano al rugby y muy alejado de las letras. Y, para colmo, odiaba la clase de castellano.

Lo cierto es que Cristián Latorre Freeman (51), viñamarino, dueño de una empresa de marketing estratégico,  sería una curiosidad en el mundo de las letras. Sin embargo, ha escrito más de 600 poesías y 25 cuentos en su blog, fruto de sus amores, dolores y experiencias de vida y de su entrañable amor por la Virgen María. Nunca fue a un taller literario, aunque el año pasado, por su vasta obra, lo invitaron a ser parte de la Sociedad Chilena de escritores, editándole su primer libro, pero sintió que no estaba listo para publicar.

De chico vivió junto a su familia en Perú y en Venezuela, lo que despertó esa curiosidad y creatividad, que lo haría destacar inventado un diario que títuló “El futuro”, donde informaba las noticias de la familia. Años después, regresaron todos a Chile a vivir en Reñaca, “su lugar  en el mundo”.

Siendo un adolescente inquieto, con su grupo de amigos del colegio Mackay, en un verano en Reñaca, abrieron el “Choclón”, un mítico local que vendía choclo en barquillo y helados que se transformó en el lugar preferido de los jóvenes de Viña de esos años. Luego entró a la Universidad Santa María a estudiar Ingeniería Civil y se hizo popular por su venta de poleras en los pasillos de la universidad, con curiosos bordados copiados de revistas de surf americanas y que él mismo mandaba a fabricar y que llegaron a venderse en Falabella. Con esto se dio cuenta de que le atraía más el marketing que los cálculos. Dejó la carrera y partió a vivir a Santiago, anotándose en Comercial en la Universidad Gabriela Mistral.

13177919_10201868807678417_3035895416194217846_n

En esos días estudiaba y trabajaba hasta que entró con 25 años como  Gerente de Producción y Marketing a la empresa deportiva Spalding. Así inició una vertiginosa carrera comercial en diferentes companías  hasta fundar su propia empresa de marketing “Promo Plus”. Hasta ahí, el marketing y la familia no dejaban espacio para hacer surgir a la poesía, hasta que una crisis personal, su separación matrimonial y una estadía en Nueva Zelanda, hicieron brotar su talento para expresar sus sentimientos más profundos en prosa. Volvió a Chile porque que extrañaba a sus dos grandes amores, sus dos hijas. En su retorno a Chile, empezó a escribir. Fue en los versos donde desahogó sus penas y sinsabores y donde empezó a descubrir su lado romántico, idealista y soñador. Algo impensado para un hombre que se consideraba o, más bien, se mostraba como “un duro”.

Su inspiración es inagotable y la poesía y los cuentos le surgen en cualquier momento y lugar. Y cuando empieza, no para hasta el final. Pareciera que alguien le dictara del cielo porque, sorprendentemente, no cambia ni una coma. Hace dos años se animó a publicar sus poesías en un muro de Facebook y fue el primero en sorprenderse con las repercusiones,  los pedidos de poesías y consejos de seguidoras respecto a temas como la separación, los hijos y el amor, tópicos en los que se sentía como pez en el agua.

El año pasado alguien muy especial que llegó a su vida le dio la fuerza y seguridad para “creerse el cuento” de este “don” inesperado y se animó a entrar en el mundo literario formal y editar su primer libro.

IMG_0942

 

¿Cuándo surge la poesía en tu vida?

Desde muy chico me gustaba escribir y cuando me vine de Viña a estudiar a Santiago escribí porque me brotó la pena, la soledad. Yo viví muchos años fuera de Chile, en Perú y Venezuela, cuando volví sentí que no era tan chileno. Más tarde, me separé y volví a estar solo. He vivido mucho tiempo solo y eso te da una fuerte sensación de desarraigo.

¿Por qué escogiste escribir  poesía romántica?

Era mi manera de expresar lo que sentía, de hablar con ese ideal de mujer que quería y quiero para mi vida. A ella le escribo hasta el día de hoy. Ella es una ilusión, un ideal, como para las mujeres es el príncipe azul. Es una figura que se va armando en mi mente. No la busco en la vida real, yo simplemente le escribo. Yo creo que el sentido de la musa es eso, una motivación divina inspiradora que te lleva a lugares que no imaginaste hasta que la encuentras.

 ¿Escribes sobre otros temas?

Cuando volví de Nueva Zelanda empecé a escribir en un plano más general, sobre cosas que me pasaban y temas como la injusticia, el perdón, el olvido, los celos, el engaño. Eso me llevó a escribir cuentos en prosa, un camino inesperado que ha sido de mucha satisfacción. Son cuentos con un fondo valórico, un mensaje. La poesía es un canto al alma a los sentimientos y el cuento es un mensaje al corazón, a tus virtudes.

¿Por qué decidiste publicar tus poemas en la web?

Por pedido familiar. Cuando murió un tío abuelo muy querido escribí algo en un libro de recuerdos que vieron mis primos y tíos y a todos les gustó y una tía me sugirió que pusiera mis poemas en Facebook. Cuando lo hice, mis amigos empezaron a hacer comentarios y a pedirme más poemas lo que me dio un impulso. Al principio, me daba avergüenza publicarlas,  sentís que expones tu alma y hay  gente que lo entiende, gente que no y otra que le da lo mismo.

¿Cómo se empezó a formar esta red de seguidores?

A raíz de las buenas críticas, me sentí con la libertad de escribir e invitar a otra gente a que leyera los poemas y armé un grupo de poesía Cristián Latorre en Facebook, que hoy tiene más de 1000 personas.

 De ese grupo ¿a cuántos no conoces?

Conozco a menos de la mitad, más o menos. En su mayoría son mujeres, de 35 años para arriba, casadas,  separadas, solteras o pololeando (de novias)  y algunas incluso del extranjero.

verano 2013 canon 066

¿Por qué crees que les gusta tu poesía?

Porque les hablo de amor, de que se puede volver a partir, perdonar. Les hablo de la parte linda de ellas mismas. Quizá las hago soñar e ilusionarse, sin querer. Siento que hay un vacío enorme en la mujer actual, un vacío de amor, de compresión, de ternura, de romance. De todo eso que ven en las películas románticas y que hoy va por otro camino, por el lado práctico, por lo sensual y sexual. Algo les está faltando a las mujeres; puede ser una flor, un chocolate. Se perdió el interés romántico por la otra persona. También trato de explicarles lo que nos pasa a los hombres cuando nos quedamos solos.

¿Qué les pasa a los hombres?

Perdemos la estabilidad emocional. Cualquier hombre que toma la empresa del matrimonio en serio logra tener una estabilidad emocional. Antes de casarte vives en una “inestabilidad”, tienes novia hasta que conoces a alguien que te cambia la vida y te da la estabilidad emocional. Esa seguridad que tienes en el proyecto con el otro es fundamental para la madurez y desarrollo de esa persona. Eso es lo que te va a dar después la sincronía con tu marido o mujer para poder enfrentar lo que viene.

¿Por qué crees que hay tanta crisis en las parejas?

Justamente porque no logran la estabilidad emocional. Cuando el hombre quiere salir con otras mujeres estando casado, o cuando la mujer quiere vestirse como si tuviera 20 años o quiere salir con las amigas todas las noches, eso es inmadurez. Así vas perdiendo tu proyecto y a los 40 años vuelves a sentirte inestable, inseguro como a los 20 años. Y el tipo de 50 pareciera que tuviera 30; eso le pasa a mucho hombres. El hombre en la crisis pierde su proyecto, su hogar; en cambio, la mujer pierde la ilusión del amor, se le frustra su sueño del amor. 

¿Y por qué se separa tanto la gente de tu generación?

Porque estamos en una sociedad que hay que cumplir etapas. Ir al colegio, la universidad, recibirte, casarte, tener hijos, son etapas super marcadas y, sino las hiciste, eres un bicho raro. Las generaciones nuevas lo están cambiando. Muchos nos casamos porque llegamos a la parte de la carretera que decía “zona de casamiento”. Y cualquier pololeo (noviazgo) en esa zona es un matrimonio seguro porque te recibiste y tienes la edad. Allí empiezas un tramo de alta velocidad donde tienes que tomar una decisión muy rápida sin la madurez y experiencia necesaria.

Otra causa es que estamos en una sociedad muy egoísta. Los matrimonios no son lo mismo que antes, donde lo tuyo y lo mío era lo nuestro. Ahora cada uno tiene lo suyo. Hoy en día la sociedad mundial no trabaja para la familia, trabaja cada uno para sí mismo, cumpliendo las obligaciones de la familia. El tipo gana plata, cumple y listo y eso te lleva a perder el proyecto de familia. Otro factor en el relativismo; “¡no es tan malo salir con amigos y levantar minas!, ¡no es tan malo salir solo en la noche!” Ya nadie dice nada, nadie se mete en mi vida porque todos están viviendo sus propias vidas. Y, por último, influyen los “instant win”, buscar aquello que te da satisfacción inmediata y nada más.

13124915_10201868753837071_1670724826764314659_n

¿Es verdad que muchas de tus amigas seguidoras te piden consejo?

Jaja… muchas sienten que yo me las sé todas respecto al amor, la vida, la separación y recurren a mi por algún consejo u opinión, pero yo siento que  estoy en una etapa de aprendizaje al igual que ellas. A lo mejor he avanzado un poco más o capaz me expreso más o se identifican con lo que siento en las poesías.

No pareces el típico poeta sensible ¿crees que lo que escribes es un don?

Debe ser un don porque no vengo del mundo de las letras para nada. Nunca estudié literatura, nunca me gustó castellano. Mi mejor ramo eran las matemáticas y estudié ingeniería, pero algo hizo que escribiera así.

¿Cómo es el típico poeta para ti?

Con barba, bufanda y con su guitarra. Un trovador que toma café en todas las esquinas, que tiene un montón de amigos y fuma mucho cigarro y que vive a tres cuartos y un repique y nadie lo entiende en esta vida. Pero hay poetas nostálgicos, como Benedetti, o inteligentes, como Borges, o del corazón, como Neruda; otros de la naturaleza, como Mistral, y otros de la locura, como Parra. No sé cuál de esos soy, aunque me identifico con Neruda. Tal vez mi don es simplemente tener la facilidad de poder escribir en pocas palabras lo que para otros significa una gran explicación.

¿Para cuándo el libro?

Era un proyecto postergado; nunca fue una prioridad lo del libro hasta que  conocí a una persona “muy especial” que me dio la fuerza para creer en mi, creerme que soy bueno. Ahora tengo ganas de hacerlo porque mucha gente me lo pide. Y, si Dios quiere, se va a lanzar este año en la feria del libro de Buenos Aires. Un amigo escritor argentino me dijo que debo parir de una vez y dejar que mi obra tome su propio rumbo. Que mis poemas vivan por sí mismos.

Texto y Fotos Claudia Echeverría   Directora de Valorar

Valor de la nota: Un homenaje a un hombre con un don de la poesía increíble, creativo, sensible, con un corazón romántico, y valores que calan en lo  profundo. El fue una enorme inspiración, un guía, y un pilar fundamental en la creación de Valorar Magazine.  Hasta siempre  Cris!!!

Redes sociales:
error

Enjoy this blog? Please spread the word :)